Historia

Historia

Las escuelas de EL AVE MARÍA tienen su origen en la intuición pedagógica y evangelizadora de Miguel Fenollera, desarrollando el pensamiento educador de Andrés Manjón.
Los fundadores de EL AVE MARÍA fueron pioneros de una pedagogía innovadora y genial en la España de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Sus características más destacables son:

– La educación mediante el juego y la práctica (enseñanza para la vida)
– Educación para todas las edades, sin rechazar a nadie.
– Educación de las actitudes y facultades.
– Educación al aire libre, siempre que sea posible.

La primera escuela de EL AVE MARÍA se funda en Benimamet, Valencia, en el año 1910. EL AVE MARÍA va creciendo, y Miguel Fenollera abre nuevos colegios; primero en Bilbao y después en Madrid, en la Avd. de la Albufera del Puente de Vallecas; éste es el origen del Colegio que hoy conocemos.

 

Fundación del Colegio EL AVE MARÍA de Madrid
El día 11 de abril de 1928 se abre “UNA CASA EN VALLECAS PARA LAS AVEMARIANAS”. Es la primera que tienen en Madrid las “Operarias del Divino Maestro”. Fue levantado de nueva planta en el barrio de Vallecas, Carretera de Valencia, 66, la actual Av. de la Albufera, que albergó la primera comunidad Avemariana y escuela de EL AVE MARÍA. El edificio, de estilo gótico, con una elegante fachada, contaba en su recinto con cinco clases amplias y grandes ventanales, en el primer piso. La planta baja estaba ocupada por hermosas galerías, obradores, salón de actos y capilla. El segundo piso era el destinado a vivienda de la Comunidad, que incluía también una capilla, para uso de las Avemarianas. Desde ese momento, exceptuando el paréntesis de la República, por la prohibición de la enseñanza a las órdenes religiosas y la supresión de la enseñanza religiosa en las escuelas, y la guerra civil, las Avemarianas han ido promocionando culturalmente y formando cristianamente a generaciones de niños y jóvenes de Vallecas.
En el año 1968, la Junta directiva de la Asociación del Apostolado del Sagrado Corazón y San Ignacio de Loyola, decide cerrar el Colegio del puente de Vallecas por tenerlo en venta y no contar con los medios económicos para reparar lo deteriorado del edificio. La noticia de perder el Colegio de EL AVE MARÍA corrió con amargura e indignación y todas las familias protestaron ante el Ministerio, el Arzobispado y la Asociación de Señoras creando una situación tensa y poco agradable. Como, realmente, suprimir EL AVE MARÍA, en el Puente de Vallecas, era crear una seria problemática en numerosas familias, el Arzobispado decidió edificar el complejo parroquial de “Nuestra Señora de la Peña”, y trasladar allí el Colegio.

Segunda etapa del Colegio en Vallecas
Terminado ya el edificio con las aulas y vivienda para la Comunidad, en las calles López Recuero y Doctor Salgado 16, las Avemarianas continuaron haciéndose cargo del nuevo Colegio; y las clases se reanudaron, después de las vacaciones de Pascua de 1969, en el nuevo Colegio.
Instaladas en el nuevo edificio escolar, las Avemarianas, han seguido desarrollando su carisma a través de la educación. Para ello, se han preocupado de mejorar continuamente los medios pedagógicos para formar a sus alumnos, integralmente, en todas las dimensiones de su personalidad; sin olvidar que, a través de todo, lo que se pretende es educarles cristianamente para que en el futuro siempre vivan de acuerdo con el compromiso del bautismo.
Pronto el Colegio fue adaptándose pedagógicamente para dar respuesta a las sucesivas reformas educativas. Esto ha supuesto remodelar completamente el edificio escolar a expensas de las Avemarianas, aunque el solar es del Arzobispado. Lo que importa no son las ganancias materiales, sino seguir siendo una oferta a la Iglesia y a la sociedad, de educación para la infancia y la adolescencia desde una concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo.
A lo largo de estos 80 años, el Colegio ha mantenido siempre una línea educativa coherente con su ser de escuela cristiana y su peculiar tradición Avemariana. Escuela en la que se ha enseñado y se ha practicado la Religión y los valores éticos, junto con las demás enseñanzas de carácter intelectual, artístico, físico y técnico.

Dios sea bendito y nos bendiga